Las dificultades a las que se enfrenta Katy Perry durante su embarazo.

Espectaculos
Typography

La cantante reconoció que su primer embarazo le está resultando un poco más complicado de lo previsto por culpa de las restricciones de movimiento ligadas a la crisis del coronavirus.

 

 

Katy Perry ha insistido a lo largo de sus últimas apariciones públicas en que está atravesando un proceso de gestación, el primero para ella, relativamente tranquilo y por supuesto muy ilusionante, ya que la llevará a debutar en la maternidad este mismo verano junto a su futuro marido Orlando Bloom.

Sin embargo, durante su aparición este miércoles en el programa matutino Good Morning America, la estrella del pop reconoció abiertamente que, al igual que le ocurre a otras muchas embarazadas, satisfacer sus antojos más repentinos no resulta precisamente fácil ni aconsejable como consecuencia de las restricciones de movimiento ligadas a la crisis del coronavirus, y todo ello pese a las atenciones constantes que le dedica su prometido.

"Obviamente, ya no se puede ir directamente a la tienda cuando te apetece algo. Es como: '¿De verdad necesitas esa sandía, de verdad necesitas esa naranja o ese pepinillo? ¿De verdad quieres arriesgar tu vida por un pepinillo?'", ha expresado sobre la necesidad de limitar al máximo las salidas a la calle y permanecer todo el tiempo posible en casa.

En cualquier caso, la artista californiana se siente muy "agradecida" por todo lo bueno que tiene en su día a día, que evidentemente es mucho, y trata de analizar el futuro con un gran optimismo habida cuenta de los cambios tan positivos que le esperan de aquí a unos meses en lo que respecta a su vida familiar con el actor británico. "Las cosas van muy bien dentro de lo que cabe, me siento muy agradecida por todo lo que tengo y me tomo las cosas paso a paso", explicó en su entrevista por videollamada.

 

Nota tomada de quien.com

 

La cantante reconoció que su primer embarazo le está resultando un poco más complicado de lo previsto por culpa de las restricciones de movimiento ligadas a la crisis del coronavirus.

 

 

Katy Perry ha insistido a lo largo de sus últimas apariciones públicas en que está atravesando un proceso de gestación, el primero para ella, relativamente tranquilo y por supuesto muy ilusionante, ya que la llevará a debutar en la maternidad este mismo verano junto a su futuro marido Orlando Bloom.

Sin embargo, durante su aparición este miércoles en el programa matutino Good Morning America, la estrella del pop reconoció abiertamente que, al igual que le ocurre a otras muchas embarazadas, satisfacer sus antojos más repentinos no resulta precisamente fácil ni aconsejable como consecuencia de las restricciones de movimiento ligadas a la crisis del coronavirus, y todo ello pese a las atenciones constantes que le dedica su prometido.

"Obviamente, ya no se puede ir directamente a la tienda cuando te apetece algo. Es como: '¿De verdad necesitas esa sandía, de verdad necesitas esa naranja o ese pepinillo? ¿De verdad quieres arriesgar tu vida por un pepinillo?'", ha expresado sobre la necesidad de limitar al máximo las salidas a la calle y permanecer todo el tiempo posible en casa.

En cualquier caso, la artista californiana se siente muy "agradecida" por todo lo bueno que tiene en su día a día, que evidentemente es mucho, y trata de analizar el futuro con un gran optimismo habida cuenta de los cambios tan positivos que le esperan de aquí a unos meses en lo que respecta a su vida familiar con el actor británico. "Las cosas van muy bien dentro de lo que cabe, me siento muy agradecida por todo lo que tengo y me tomo las cosas paso a paso", explicó en su entrevista por videollamada.

 

Nota tomada de quien.com