20
Thu, Jul
23 New Articles

Opinión
Typography

SIGUE MAL GOBIERNO

Por: José Calzada

SIGUE MAL GOBIERNO

Por: José Calzada

El gobierno del cambio, cuyo slogan es la apuesta en los ayuntamientos en el Proceso Electoral Local 2017 resulta ser un verdadero fiasco, más de lo mismo. Más allá del mismo esquema de endeudamiento que aplicaron los últimos dos gobiernos estatales y que ahora es replicado por el Gobierno del Cambio que encabeza, Miguel Ángel Yunes Linares, queda demostrado que el PAN no estaba preparado para un gobierno estatal y mucho menos para cumplir con las expectativas ciudadanas. Es un hecho que el blanquiazul alcanzó su tope en Veracruz en materia de preferencias electorales y el hambre de cambio de los veracruzanos será saciada en otra opción que hoy se vende en el mercado electoral como la esperanza de Veracruz y de México, ni el en PAN ni en el PRI.
Desde su arranque, el gobierno estatal actual se ha caracterizado por los cuestionamientos de las personas  que se hacen cargo de la administración pública, primero se cuestionó la falta de título profesional y cédula del secretario general de Gobierno, Rogelio Franco Castán quien a pesar de político y de conocer el campo de trabajo no cumplía con los requisitos exigidos por la ley para ese cargo, luego, fueron los poblanos que se hicieron cargo de diferentes áreas del gobierno sin ser originarios de la entidad y así cargo por cargo no se cumplió con la expectativa de perfiles adecuados y mucho menos de resultados.
Pero al parecer, quienes toman las decisiones de las designaciones y nombramientos no tienen el menor interés por enderezar el rumbo, ayer de nueva cuenta se registró esa actitud de un ejercicio dictatorial del poder, sin importar la eficiencia, los resultados y mucho menos las consecuencias y daño que se provoca a la sociedad veracruzana.
El sector educativo profesional en el estado de Veracruz, se suma al cumplimiento de los compromisos políticos por encima del interés común, ayer fue removida la directora del Instituto Tecnológico Superior de Tierra Blanca, Justiniana Lagunes, única institución superior de calidad en toda la cuenca del Papaloapan con una matrícula de más de tres mil 500 alumnos y con una serie de premios de calidad obtenidos en el último lustro. El motivo y única justificación fue cumplir con un compromiso político y colocar a una persona sin la mínima experiencia profesional y mucho menos académica. Se trata de Ihara Álvarez, esposa de Javier Haaz quien a su vez es hijo de Enrique Haaz dueño de La Crónica y Radio Max en Tierra Blanca, familia aliada con el PAN.
En el currículo de la nueva directora del ITSTB sólo aparece el cargo de coordinadora del IVEA en el 2006 donde por cierto fue involucrada con la venta de títulos y certificados sin que se aclarara a plenitud el tema, pero el valor más amplio de la nueva funcionaria es, ser la esposa del hijo del dueño de la estación de radio y del periódico de Tierra Blanca.
Las críticas a la nueva funcionaria de la Secretaría de Educación de Veracruz, no se hicieron esperar ya que todo Tierra Blanca conoce la historia de Ihara y su familia política de apellido Haaz, quienes a pesar de contar con los medios de comunicación de mayor importancia en esa caliente tierra no son los más aceptados en la sociedad y se identifican plenamente con el PAN.
QUIEBRES POLITICOS
En la fórmula matemática de votos, los candidatos de los diferentes partidos políticos buscan quebrar a sus contrincantes y partidos políticos de enfrente para rescatar simpatías y colocarse en posibilidades reales de competencia electoral, el día 4 de junio en los municipios veracruzanos.
A lo largo y ancho del estado de Veracruz los partidos y candidatos con menos posibilidades de competencia ofrecen cargos y efectivo a los militantes de otros partidos con el fin de generar la percepción de que los contrincantes se desvanecen, a sabiendas que se trata de golpes mediáticos que en nada o muy poco abonan a quien se ingenia ese tipo requiebres.
Es así como los medios de comunicación se convierten en canales para dar a conocer esos quiebres políticos, como el de ayer de 16 organizaciones sociales que se abren del PRI para apoyar a la alianza PAN-PRD, al margen de las alianzas formales registradas ante el Órgano Público Local Electoral de Veracruz.
Sin embargo, es bien claro que en las fotografías que se difunden acuden uno o dos personajes con la “representación” de todos sus seguidores, lo que se convierte en una falacia para los compradores que buscan fortalecerse con los militantes de otros partidos. Así sucedió ayer con las organizaciones priístas que abandonaron al candidato Alejandro Montano Guzmán en la capital del estado para apoyar a Ana Miriam Ferráez.
Está comprobado que ese tipo de quiebres no funciona, el candidato del PRI/PVEM debería agradecer la salida de esas organizaciones en vez de llorar y buscar cómo reconquistarlos. La tarea de los asesores del candidato priísta no se observa, o en todo caso se registra en sentido inverso para hundir a su cliente.
TOPES DE CAMPAÑA
Las campañas políticas se intensificarán las siguientes dos semanas y los cuidados para no rebasar los topes de campaña pasarán al olvido, ningún candidato se arriesgará a perder por la falta de inversión de unos pesos, pero sin duda, los candidatos más afectados son los independientes, los 70 ciudadanos que lograron su registro fueron beneficiados con cinco mil 500 pesos, con un tope igual que los demás candidatos con partidos registrados.
Algunos de los municipios con topes de gastos de campaña de cantidades irrisorias son: Coetzala, 2 mil 311 pesos; Magdalena, 2 mil 515 pesos; Landero y Coss, 2 mil 769 pesos; Las Minas, 3 mil 100 pesos; Tuxtilla, 3 mil 171 pesos; Chumatlán, 4 mil 089 pesos; Tlacotepec de Mejía, 4 mil 144 pesos; de un total de 7 millones 795 mil 410 pesos distribuidos en cada municipio. Mientras que para los candidatos postulados por un Partido el presupuesto en las principales cabeceras es de: Veracruz, 4 millones 853 mil 653 pesos; Xalapa, 3 millones 939 mil 175 pesos; Coatzacoalcos, 2 millones 667 mil 93 pesos; Córdoba, un millón 630 mil 449 pesos; Poza Rica, un millón 587 mil 4 pesos, por citar algunos ejemplos, gastos que el OPLE determinó de un total de 66 millones 304 mil 678 pesos.