Columna de Opinión
22
Fri, Mar
26 New Articles

Opinión
Typography

Señores YouTubers, o chayotubers: controlen a sus violentos seguidores cuanto antes

Señores YouTubers, o chayotubers: controlen a sus violentos seguidores cuanto antes

 

Por: Manuel Ibarra

Los "chayotubers", grupo de lectores de noticias en YouTube que se ha colgado de la imagen de Andrés Manuel para obtener fuertes ganancias económicas en la plataforma, deben controlar a los fanáticos que ahora se dedican a agredir periodistas en las afueras de Palacio Nacional.

Desde hace semanas lo he venido advirtiendo en Twitter: las actitudes chantajistas y ególatras de un grupúsculo de creadores de contenido que se autodenominan “YouTubers Unidos”, pero que usuarios de la red social ya bautizaron como “chayotubers” están creando un ambiente ríspido en torno a las conferencias “mañaneras” de Andrés Manuel López Obrador.

Si, existe la llamada “prensa fifí”, y el “chayote” es un hecho innegable en el quehacer informativo del país (si no, pregúntenle a personajes tan nefastos como Ricardo Alemán), pero poca culpa tienen los reporteros que van a cubrir la fuente a Palacio Nacional de pertenecer a tal o cual medio y de la línea editorial que estos manejan. Esto lo sabrían los señores chayotubers ya no digamos si hubieran estudiado una carrera de periodismo, sino al menos trabajado un par de meses en una redacción, o tomado una clase de nivel medio superior donde se enseñen los rudimentos de dicho oficio.

Desde hace meses, personajes como “El Chapucero” Ignacio Rodríguez (priísta con vínculos de amistad comprobados con el corrupto ex gobernador de Tabasco, Andrés Granier), el xenófobo y fan confeso de Felipe Calderón, Edwin Granados “Campechaneando” y el resto de los personajes de este grupo, que se maneja como una mafia o cártel informativo en YouTube, ha venido escalando su retórica e intentando chantajear y presionar a los encargados de Comunicación Social de la administración de López Obrador, para obtener acceso y privilegios en tanto en las conferencias del mandatario, como en otros eventos.

Es a todas luces obvio que estas actitudes pendencieras obedecen al interés económico de estos sujetos: la figura de Andrés Manuel es sumamente popular al punto que su canal de YouTube superó en unas cuantas semanas las reproducciones totales de todo el sexenio de Peña Nieto. Mientras los chayotubers sigan explotando la imagen presidencial para vender anuncios en YouTube, además de camisetas y otras chácharas y baratijas con la imagen presidencial, estos sujetos tienen asegurado un sustancioso ingreso. Esto es lo que yo denomino como el nuevo chayote digital: yo te obligo a que me des acceso y yo sigo hablando bien de ti y generando visitas que me benefician en mis videos monetizados.

Además de dejar de amagar con retirar su apoyo a López Obrador y a su proyecto (cosa que no afectaría al presidente, ya que él es el mejor YouTuber y comunicador de su proyecto, lo cual se comprueba día a día con el éxito que tienen las mañaneras en YouTube y en otras redes sociales) los chayotubers deben darse cuenta de la responsabilidad que implica que sus videos tengan decenas o cientos de miles de visitas y sus canales un considerable número de seguidores. Basta con que alguno de estos seguidores se fanatice lo suficiente con las arengas de "los chapuceros" o del racista anti hondureño "Campecheaneando" para provocar una tragedia que culmine en una agresiòn que ponga en riesgo la vida de algún trabajador de medios en las afueras de Palacio Nacional. Estas agresiones alcanzaron un punto alto esta semana, luego de que "El Chapucero" convocara a una manifestación contra el gobierno y la "Prensa Fifí" en las afueras de Palacio Nacional, con la intención de exigir que se le permitiera a él y a su séquito ingresar a las conferencias. Posteriormente, Rodríguez y su hermano, también YouTuber, intentaron hacer pasar las agresiones de decenas de sujetos enardecidos como "una reunión entre usuarios de redes sociales".

Chayotubers: los usuarios de redes les exigimos que controlen a los fanáticos que los siguen. De lo contrario, los responsabilizamos de cualquier tragedia que ocurra en Palacio Nacional y en sus alrededores en donde se vea implicado alguno de sus seguidores y trabajadores de algunos de los medios que ustedes se dedican a denostar a diario.

Gobierno Federal: los ciudadanos exigimos que no cedan ante las presiones de un grupo de personas que lucran con la imagen del presidente obteniendo fuertes ganancias económicas y que condicionan su "apoyo" oportunista a la obtención de privilegios y trato preferencial, lo que a todas luces es un conflicto de interés.

SDP