17
Wed, Jan
19 New Articles

Cultura
Typography

La santa furia, pieza de César Tort Oropeza (1928-2015), será estrenada el viernes 23 de febrero, a las 20:00 horas, en la Sala Principal del Palacio de Bellas Artes.

La santa furia, pieza de César Tort Oropeza (1928-2015), será estrenada el viernes 23 de febrero, a las 20:00 horas, en la Sala Principal del Palacio de Bellas Artes.

 

Con la participación de la Orquesta Sinfónica Nacional (OSN) y la dirección artística de José Luis Castillo. La obra consta de cinco movimientos, dura una hora, está inspirada en la vida del misionero franciscano fray Bartolomé de las Casas y fue terminada por el compositor poco antes de fallecer.

En entrevista con Excélsior Germán Tort, hijo del compositor y uno de los principales promotores de la enseñanza musical en México, recordó que esta obra la empezó a escribir en 1994, la concluyó poco antes de fallecer, integra orquesta sinfónica, coro y solistas, y será repuesta el domingo 25 de febrero, a las 12:00 horas, en el mismo escenario.

El primer movimiento lleva por título Canto a la raza profunda y participa el coro y un narrador, explicó Germán Tort, el cual ha sido conceptualizado como un homenaje al mundo indígena y al Nuevo Mundo.

El segundo movimiento se titula Las cosas indianas, aparece Bartolomé de las Casas, el narrador, una mujer indígena y un militar español, el cual sucede poco después de la Conquista, cuando llegan los sacerdotes a rehacer lo que habían conquistado los españoles y se dan cuenta de los horrores.

“En éste aparece la mujer indígena, que acaba de matar a su bebé ante la mirada horrorizada del militar español. Justo ahí aparece Las Casas para defender a la mujer y explicarle al combatiente que la decisión de la mujer está justificada, porque ella no quiere tener un hijo en un mundo lleno de violencia y muerte, aunado a que ella ha sido violada. Es decir, en este punto nos enfrentaremos a una discusión moral entre Bartolomé y el militar español”, explicó.

El tercer movimiento es Ocasión, el momento en que Bartolomé de las Casas reflexiona qué hacer con su vida y por qué dedicarla a la defensa de los indígenas. “Digamos que en este tercer movimiento Las Casas ve el mundo que vive y reflexiona sobre si decide dedicarse a la defensa de los indígenas, y aunque no estoy seguro cuántas veces viajó el fraile de América a España en esa época, fue parte de su trabajo”, añadió.

El cuarto movimiento es El mundo. Aparecen los detractores del fraile. “Recuerda que incluso existen cartas entre el obispo de Burgos y Las Casas, donde le asegura que está equivocado por defender a los indígenas, mientras el misionero defiende al mundo indígena y expresa que no se puede hacer la guerra y poner el nombre de la fe en medio”, apuntó.

Y el último movimiento es Génesis, el Nuevo Mundo, homenaje al nuevo mundo y al mestizaje; el protagonista será un paje indígena que asistió y acompañó a Las Casas durante su juventud. “El paje que ya vive en España, dado que se lo llevó para allá, conversa con un fraile de edad avanzada, quien está guarecido en un convento español mientras se cuestiona si hizo lo necesario para ayudar a los indígenas del nuevo mundo”.