Descendientes del ‘Caudillo del Sur’ visitan muestra dedicada a Zapata

Top Banner

 
 
 

Cultura
Typography

Parte del compromiso que las autoridades culturales suscribieron con los familiares del general Zapata para que más personas de dicho estado del país conocieran la exposición.

 

 

Este domingo se efectuó un recorrido por la exposición Emiliano: Zapata después de Zapata, que se exhibe en el Museo del Palacio de Bellas Artes, con habitantes y vecinos de Santa María Ahuacatitlán, municipio de Morelos, así como con descendientes del líder revolucionario, el cual no incluyó la visita al polémico cuadro La Revolución, del pintor Fabián Cháirez.

Dicho recorrido es parte del compromiso que las autoridades culturales suscribieron con los familiares del general Zapata para que más personas de dicho estado del país conocieran la exposición, explicó la titular del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (Inbal), Lucina Jiménez.

La funcionaria dio la bienvenida al grupo de vecinos a la exposición y explicó que el Palacio de Bellas Artes es parte del patrimonio artístico del país, el cual pertenece a los mexicanos. Y ustedes, dijo en referencia a la exposición, son parte de esa historia zapatista.

Jiménez adelantó que al concluir la muestra, el 16 de febrero, se implementará un proyecto denominado Maletas viajeras.

La iniciativa implica llevar reproducciones de algunas de las obras que integran la muestra a distintos sitios de Morelos, ya que, de acuerdo con la directora del Inbal, no es suficiente que las personas visiten el Palacio de Bellas Artes, éste también tiene que ir hacia las personas.

La idea es hacer unas muestras itinerantes de la exposición Emiliano: Zapata después de Zapata, acompañadas por actividades lúdicas, que se realizarán en escuelas y plazas públicas.

“Tenemos que esperar a que la exposición se desmonte para hacer las reproducciones. En cada maleta viajera se integrarán por lo menos unas 25 reproducciones.

Ese proyecto es parte de los acuerdos que se tuvieron con los familiares de Zapata y las discrepancias que se tuvo con una de las piezas. Es una iniciativa cultural que quiere ir más allá de la disensión, comentó Jiménez.

Respecto de los grupos que se han manifestado en contra de la pieza de Cháirez, dijo: nosotros respetamos su derecho a expresarse, pero también es nuestro trabajo defender la libertad creativa y curatorial, y la autonomía del arte.

 

Parte del compromiso que las autoridades culturales suscribieron con los familiares del general Zapata para que más personas de dicho estado del país conocieran la exposición.

 

 

Este domingo se efectuó un recorrido por la exposición Emiliano: Zapata después de Zapata, que se exhibe en el Museo del Palacio de Bellas Artes, con habitantes y vecinos de Santa María Ahuacatitlán, municipio de Morelos, así como con descendientes del líder revolucionario, el cual no incluyó la visita al polémico cuadro La Revolución, del pintor Fabián Cháirez.

Dicho recorrido es parte del compromiso que las autoridades culturales suscribieron con los familiares del general Zapata para que más personas de dicho estado del país conocieran la exposición, explicó la titular del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (Inbal), Lucina Jiménez.

La funcionaria dio la bienvenida al grupo de vecinos a la exposición y explicó que el Palacio de Bellas Artes es parte del patrimonio artístico del país, el cual pertenece a los mexicanos. Y ustedes, dijo en referencia a la exposición, son parte de esa historia zapatista.

Jiménez adelantó que al concluir la muestra, el 16 de febrero, se implementará un proyecto denominado Maletas viajeras.

La iniciativa implica llevar reproducciones de algunas de las obras que integran la muestra a distintos sitios de Morelos, ya que, de acuerdo con la directora del Inbal, no es suficiente que las personas visiten el Palacio de Bellas Artes, éste también tiene que ir hacia las personas.

La idea es hacer unas muestras itinerantes de la exposición Emiliano: Zapata después de Zapata, acompañadas por actividades lúdicas, que se realizarán en escuelas y plazas públicas.

“Tenemos que esperar a que la exposición se desmonte para hacer las reproducciones. En cada maleta viajera se integrarán por lo menos unas 25 reproducciones.

Ese proyecto es parte de los acuerdos que se tuvieron con los familiares de Zapata y las discrepancias que se tuvo con una de las piezas. Es una iniciativa cultural que quiere ir más allá de la disensión, comentó Jiménez.

Respecto de los grupos que se han manifestado en contra de la pieza de Cháirez, dijo: nosotros respetamos su derecho a expresarse, pero también es nuestro trabajo defender la libertad creativa y curatorial, y la autonomía del arte.