Obra del escritor Benito Pérez Galdós prevale a cien años de su muerte
24
Fri, Jan
22 New Articles

Top Banner

 
 
 

Cultura
Typography

La obra del escritor prevalece y ha sido de gran inspiración para cineastas de Latinoamérica

La obra del escritor prevalece y ha sido de gran inspiración para cineastas de Latinoamérica

La aguda y siempre irónica obra del novelista y dramaturgo Benito Pérez Galdós, máximo representante del realismo en la narrativa española, conoció el éxito y la admiración, pero también la censura y la intransigencia de una España que no estaba preparada para ver cómo sus textos se abrían camino hacia la gran pantalla.

Fue quizás ese estilo crítico y tremendamente analítico a la hora de representar tanto a sus personajes como a esa España del siglo XIX lo que llamó la atención, década tras década, de diferentes directores que quisieron (y quieren) trasladar su obra al cine y la televisión.

Tanto es así que, a pesar de la resistencia de los años del régimen franquista, muchas han sido las obras del escritor canario que han encontrado su espacio en otras artes escénicas. Ejemplo de ello es la novela El abuelo (1897), la cual ha sido representada en el cine hasta en cinco ocasiones, siendo una de las adaptaciones de origen mexicano y la otra procedente de Argentina.

Y es que la capacidad de retratar el alma de cada uno de sus personajes, de los que se cuentan cerca de ocho mil entre todas sus obras, así como la rigurosidad en la descripción de los escenarios y ambientes en los que tienen lugar sus historias, convierten la literatura de Galdós en una mina de oro para llevar a cabo adaptaciones tanto cinematográficas como para televisión.

Leer a Galdós supone crear una clara y viva película en la mente del lector, a quien no le resulta difícil involucrarse en la historia por la minuciosa descripción ofrecida por el escritor. Junto a ello, su visión crítica y, por decirlo de alguna manera, ‘sin pelos en la lengua’ de su país y su gente es otro punto de conexión con el lector que aún hoy encuentra similitudes y rasgos de identificación con la sociedad actual.

No es extraño, pues, que el escritor, nacido el 10 de mayo de 1843 en Las Palmas de Gran Canaria, España, fuera considerado el restaurador de nuestra tradición novelística y el mayor novelista español tras Miguel de Cervantes, del que, se dice, recoge ese estilo irónico en sus obras.

Sin embargo, Galdós fue capaz de desarrollar su propio estilo y es precisamente ahí, en su unicidad y en el carácter atemporal de sus atrevidas historias y personajes, donde reside el interés por trasladar textos de finales del siglo XIX a películas del siglo XX e, incluso, a largometrajes recientes como Nela (2018), película de Sri Lanka que adapta la novela Marianela (1878).

Triángulos amorosos, adulterio, prostitutas, familiares ilegítimos o clérigos con las mismas virtudes y defectos que cualquier otro personaje han servido de reclamo para la adaptación de las obras galdosianas que, curiosamente, encuentran su lugar en el cine unos años después de la muerte del escritor canario en 1920.