Bauhaus, con 100 años e igual de moderna
20
Sat, Apr
16 New Articles

Cultura
Typography

Fue breve pero intenso. Aunque sólo duró 14 años, esta es la escuela de arquitectura, arte y diseño más relevante del siglo X

Fue breve pero intenso. Aunque sólo duró 14 años, esta es la escuela de arquitectura, arte y diseño más relevante del siglo X

 

Fue breve pero intenso. Aunque sólo duró 14 años, esta es la escuela de arquitectura, arte y diseño más relevante del siglo XX. Su influencia ha llegado a muchos rincones del mundo y sus creaciones siguen irradiando modernidad

Todo empezó en abril de 1919 cuando el arquitecto Walter Gropius fundó la Staatliches Bauhaus (casa de construcción estatal) en la ciudad de Weimar, una escuela que integró arquitectura, diseño, arte y artesanía.

De hecho, entre sus creaciones encontramos viviendas y fábricas, pero también muebles, lámparas y hasta juegos de café. La Primera Guerra Mundial había terminado apenas unos meses antes y este grupo de arquitectos, artistas y artesanos se lanzó a diseñar un mundo nuevo.

La Bauhaus es una experiencia corta en el tiempo pero de una creatividad esplendorosa”, subraya José María Ezquiaga, decano del Colegio de Arquitectos de Madrid. Ezquiaga explica que la Bauhaus se inspira en la racionalidad y en la idea del hombre como medida de las cosas.

Por su parte, Ulrike Bohnet, directora de la Oficina Nacional Alemana de Turismo para España y Portugal define a la Bauhaus como "un movimiento experimental, transnacional y multifacético, radicalmente contemporáneo”.

“Cuando hablamos de Bauhaus no sólo nos referimos al nombre de una escuela artística, sino a una forma de pensar que ha dado lugar a muchos avances hacia los principios modernos en las diferentes maneras de manifestar el arte”, señala, asimismo, Víctor Calle, arquitecto y codirector de Requitectura, estudio especializado en la rehabilitación de edificios.

"La forma sigue a la función es una de sus máximas", precisa Calle. De acuerdo a esta idea, “se evitaba ocultar elementos de los edificios por motivos estéticos y se mostraban los materiales y elementos tal y como eran. Se tendía, por lo tanto, hacia un minimalismo racional en el que predominaban las formas lineales y geométricas”, describe el arquitecto.

Tras su fundación en 1919, la Bauhaus se convirtió en un referente en muy poco tiempo. La escuela, dirigida por el arquitecto Walter Gropius y con docentes de gran prestigio como Paul Klee, Wassily Kandinsky o Johannes Itten, acogió a un buen número de estudiantes, hombres y mujeres, de diferentes países y distintos bagajes académicos.

El lugar que albergó esta intensa actividad creativa se mantiene fiel a su pasado, pues la primera sede de esta emblemática escuela hoy es el edificio principal de la Universidad Bauhaus de Weimar y allí se encuentra la Facultad de Arte y Diseño. Pero, además de su propio hogar, la Bauhaus dejó una gran impronta en la ciudad.

La Haus Am Horn, construida en 1923, fue el primer ejemplo de arquitectura puramente Bauhaus. Se trata de una casa funcional, blanca y sin ornamentos que diseñó Georg Muche para la primera exposición de la Bauhaus.

En 1925 la Bauhaus abandonó Weimar para instalarse en la ciudad de Dessau, una urbe industrial en la que realmente se materializó la idea de estos pioneros de que el arte debía llegar a los hogares de los ciudadanos de a pie.