Sin permiso del rey español, Hernán Cortés invadió México
19
Wed, Jun
22 New Articles

Cultura
Typography

En su testamento, manifestó que sus restos mortales fueran traídos a la Nueva España y se depositaron en la iglesia de Jesús de Nazareno

En su testamento, manifestó que sus restos mortales fueran traídos a la Nueva España y se depositaron en la iglesia de Jesús de Nazareno

Las recientes declaraciones del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, reactivaron la polémica sobre la figura de Hernán Cortés, el hombre que conquistó México sin la autorización del rey don Fernando de Castilla.

A pesar de todo el odio que aún despierta su recuerdo entre los mexicanos, sus restos están en la iglesia de Jesús Nazareno, una calle de la Alcaldía de Tláhuac lleva su nombre, y un busto del extremeño está en el Hospital de Jesús.

En España sus últimos días fueron amargos, pues no prosperaron sus reclamos para que le fueran devueltas sus riquezas y se le reconociera la gloria de haber conquistado México.

Quizá, así el rey Carlos V intento castigó a quien, sin permiso de sus antecesores, se atrevió a llevar a cabo esa proeza.

Y es que el historiador, escritor y militar, don Vicente Riva Palacio, en su obra México a través de los siglos, señaló que la conquista de México se hizo sin autorización ni auxilio del rey.

En el capítulo XI del tomo 2 de dicha obra, explicó que todos los descubridores, conquistadores y pacificadores de las Indias, desde Cristóbal Colón, emprendían sus expediciones provistos de un título dado por el rey y que se denominaba capitulación.

Agregó que eran unas especies de contratos celebrados entre el gobierno español y el particular que acometía la empresa de explorar y conquistar nuevas tierras en América.

Se especificaban las condiciones de la concesión; compromisos que contraía el que la había obtenido; las autorizaciones que se le daban; y el premio prometido, si las cláusulas del contrato se cumplían fielmente por el particular.

Asimismo, se estipulaba la parte de las riquezas que le tocaban al rey y la que le correspondía al adelantado o capitán de la empresa y sus acompañantes.