Un mexicano oriental: Lienzos y litografías unen a México y Japón
21
Tue, May
21 New Articles

Cultura
Typography

Claudio Castillero exhibe y reinterpreta las culturas maya y azteca, retratando personajes típicamente japoneses y prehispánicos que comparten brindis en señal de amistad

Claudio Castillero exhibe y reinterpreta las culturas maya y azteca, retratando personajes típicamente japoneses y prehispánicos que comparten brindis en señal de amistad

 

El primer país asiático con el que México entabló relaciones diplomáticas fue Japón en 1888, con la firma del Tratado de Amistad, Comercio y Navegación. A 130 años del inicio de aquel acuerdo, nace un proyecto especial para celebrar años de amistad entre México y JapónCon la muestra Sueños México–Japón, que se presenta en el Museo Nacional de las Culturas, el artista mexicano Claudio Castillero exhibe y reinterpreta las culturas maya y azteca, retratando en litografías y óleos personajes típicamente japoneses y prehispánicos que comparten brindis en señal de amistad presentando su acercamiento al arte oriental influenciado por la técnica japonesa del Ukiyo-e.

Soy pintor y artista mexicano que origina creaciones artísticas siguiendo las directrices de mi vida: lo que hago y creo sean cosas alegres, felices y que fluyan con facilidad. Soy tercera generación de una familia de pintores, mi abuela materna y mi madre pintaban y tanto su actividad diaria como la bella labor de enseñarme la pintura, me han ayudado a convertirme en el artista visual que soy ahora.

Desde niño, Claudio supo que sería artista, creció en un ambiente siempre en contacto con las artes, además, la Ciudad de México, un paraíso visual lleno de color, texturas y una tradición combinada que va más allá de las culturas prehispánicas, fue un factor muy importante en su vida. Su camino profesional lo llevó a estudiar Comunicación visual, más tarde tuvo la oportunidad de ser aprendiz de maestros de las artes mexicanas como Marco Aulio Prado, Leo Acosta Falcón y Alejandro Alvarado. En 2012 fue profesor de diseño y artes en Surabaya, Indonesia, lo que fue uno de sus primeros acercamientos al mundo oriental. Para 2016 trabajó como profesional en Shangai, China. Al llegar 2017 se muda a Tokio para explorar el estilo Ukiyo-e, donde crea la serie “La estrella del éxito”, la cual lo entusiasma para regresar a México y plasmar sus inspiraciones basadas en sus raíces y sus viajes.