Museo de la Basílica de Guadalupe resguarda más de cuatro mil piezas de arte sacro
21
Tue, May
21 New Articles

Cultura
Typography

Con el objetivo de rendir culto a la Morenita del Tepeyac, el Museo de la Basílica de Guadalupe, presenta una fusión de la historia mística de México con el arte sagrado, que data desde el siglo XVI.

Con el objetivo de rendir culto a la Morenita del Tepeyac, el Museo de la Basílica de Guadalupe, presenta una fusión de la historia mística de México con el arte sagrado, que data desde el siglo XVI.

 

Considerado uno de los museos más antiguos de México -con 77 años de existencia- este recinto está situado a espaldas de la antigua Basílica, donde en sus pasillos y sus 16 salas, se han resguardado más de cuatro mil piezas de colección, de las cuales, el treinta por ciento son exhibidas de manera permanente.

El inmueble presenta el mayor acervo a nivel nacional en temática Guadalupana y Mariana,  con arte pictórico novohispano, donde destacan obras de Matías de Arteaga y Alfaro y Cristóbal Villalpando.  Además de la iconografía Guadalupana, se pueden observar muebles, misales, custodias y esculturas.

En entrevista con Excélsior, la Directora del Museo de la Basílica de Guadalupe  Nidia Rodríguez Alatorre, señaló que si bien, este recinto, presenta parte de la  historia del catolicismo mexicano, independientemente de la religión que se profese, el hecho de recorrer sus salas “es una experiencia espiritual a través del arte”.

“Tenemos la sala que era la antigua sacristía de la Basílica de Guadalupe, en esta sala vamos a ver pinturas que nos hablan del acontecimiento Guadalupano.

“Hay salas que les llamamos las ventanas del tiempo, porque se respetó su primer uso. Por ejemplo, la sala abacial, donde los antiguos abades recibían a distinguidas visitas, conservando los muebles y objetos que la decoraban.

“Se pueden visitar también, la sala capitular donde el antiguo cabildo se reunía y donde se tomaron importantes decisiones como la construcción del nuevo santuario. La sala cristológica que está dedicada a Jesús como el centro del acontecimiento Guadalupano.