Más allá del tabaco o el alcohol, diabetes y obesidad por dietas mal equilibradas son desafíos y riesgos de México

Principales
Typography

 Aunque México ha avanzado en la esperanza de vida al llegar a 75.4 años, se mantiene cinco años por debajo del promedio de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE).

 Aunque México ha avanzado en la esperanza de vida al llegar a 75.4 años, se mantiene cinco años por debajo del promedio de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE).

Ciudad de México.- Aunque México ha avanzado en la esperanza de vida al llegar a 75.4 años, se mantiene cinco años por debajo del promedio de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), y más que el tabaco o el alcohol, aspectos con las tasas más bajas de la organización –casi la mitad respecto a naciones europeas–, la diabetes y obesidad por dietas mal equilibradas, bajo consumo de frutas y verduras, así como el sedentarismo, son los desafíos y riesgos más grandes que enfrenta el País. 

También se debe poner atención a la cobertura primaria porque es la base y la sostenibilidad de un sistema universal para evitar que las personas lleguen a los hospitales. Y es que de acuerdo a Federico Guanais, director adjunto de la división salud de la OCDE, los mexicanos gastan mucho en servicios de salud, pues desembolsan casi la mitad del total del costo en este rubro, sin considerar medicamentos, pese a que la cobertura de servicios básicos abarca a 89.3 por ciento de la población, el nivel más bajo entre los países integrantes. 

Todavía hay una baja cobertura financiera en México porque solamente 52 por ciento de los gastos son financiados por el gobierno con un seguro obligatorio y las personas tienen que hacer pagos elevados de sus bolsillos. El promedio de protección financiera en servicios de salud en la OCDE es de 73 por ciento, indicó el especialista en una videoconferencia desde París sobre el informe Panorama de la Salud 2019. El documento advierte que 5.5 por ciento de hogares experimenta un gasto catastrófico que afecta a los hogares más pobres; además, 10 por ciento de la población está excluida de la cobertura básica. Guanais refirió que el gasto en México equivale a 5.5 por ciento del producto interno bruto, cuando el promedio es de 8.8. 

El gasto per cápita asciende a mil 138 dólares, apenas 28.5 por ciento de la media de 3 mil 994 dólares de la OCDE. Si bien dijo que Chile ya desplazó a México del primer lugar en obesidad y sobrepeso, entre los mexicanos la cifra de enfermos de diabetes son las más elevadas de la OCDE. Si la atención primaria fuera accesible y de calidad, quienes padecen esas enfermedades no tendrían que llegar a los hospitales ni habría altas tasas de amputaciones ni muertes por infartos por causas prevenibles. 

Sin conocer los detalles del Instituto de Salud para el Bienestar con el que el gobierno federal pretende sustituir el Seguro Popular, Guanais consideró factible que México alcance la cobertura universal, pese a la limitación de recursos, pues dijo que gastar más no es lo más importante, sino gastar mejor. La mitad de los países de la OCDE logró la cobertura universal años atrás sin tener su actual nivel de ingresos, lo que demuestra, dijo, que se trata de un compromiso y prioridad en las políticas públicas.