Con violencia repudian violencia durante protesta en la CDMX

Principales
Typography

A las 13:00 horas, un contingente compacto de mujeres se reunió afuera de la Secretaría de Seguridad Ciudadana, en la colonia Juárez, pero el grupo empezó a crecer y de las consignas pasaron a las pintas.

A las 13:00 horas, un contingente compacto de mujeres se reunió afuera de la Secretaría de Seguridad Ciudadana, en la colonia Juárez, pero el grupo empezó a crecer y de las consignas pasaron a las pintas.

Ciudad de México.- El secretario de Seguridad Ciudadana, Jesús Orta, recibiendo un baño de diamantina rosa y los canceles de la Procuraduría capitalina hechos añicos. Fueron dos de los momentos más críticos que marcaron la protesta de ayer convocada bajo el hashtag #NoMeCuidanMeViolan.

Denunciaban violencia en el actuar de la policía, en particular la violación de la que una menor fue objeto y por la que acusó a cuatro uniformados de atacarla en Azcapotzalco.

A las 13:00 horas, un contingente compacto de mujeres se reunió afuera de la Secretaría de Seguridad Ciudadana, en la colonia Juárez, pero el grupo empezó a crecer y de las consignas pasaron a las pintas.

Orta salió para intentar dialogar, pero le fue imposible.

Este caso todavía no se cierra, aquí hay que ser muy responsables de la investigación; yo estoy viendo aquí un clima muy radicalizado”, decía el secretario cuando una de las manifestantes le lanzó un puñado de diamantina.

Están insultando... yo veo aquí, que no hay... pero bueno, yo traté de salir a... finalmente vamos a garantizar la objetividad y bueno, estamos de su lado”, dijo para regresar a las instalaciones de Liverpool 136.

Luego las manifestantes, unas 200, muchas de ellas con el rostro cubierto, marcharon hacia la Procuraduría. En el camino se repitieron las pintas en parabuses y banquetas.

A las 14:44 horas llegaron a Gabriel Hernández 56, donde está la entrada principal de la corporación.

Un encargado de enlace salió en busca de una comitiva para que fueran recibidas, pero al funcionario también le lanzaron un puñado de diamantina rosa.

Entonces las mujeres se metieron a la fuerza al lobby.

A las 15:03 horas los cristales de la PGJ sucumbieron a las patadas y objetos lanzados por las manifestantes y un hombre. El sujeto portaba un martillo.

El lobby, un escritorio de la recepción, los arcos detectores de metales fueron objeto de golpes, mientras las paredes y muros, de pintas.

Una valla de policías de investigación se puso al fondo del vestíbulo, detrás de los torniquetes electrónicos de acceso a las oficinas de la Procuraduría.

Un grupo de nueve mujeres sería recibido, pero esperaron hasta las 16:00 horas, cuando luego de no ser atendidas decidieron retirarse.

Por la mañana, Orta dijo que diez policías han declarado hasta el momento por la violación en Azcapotzalco.

INTENTAN PROVOCAR: SHEINBAUM

Los actos de vandalismo de este lunes en las instalaciones de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) y en la Procuraduría capitalina (PGJ), así como la agresión en contra del titular de la Policía, Jesús Orta, fueron un intento de provocación para que el Gobierno capitalino reaccionara violentamente.

Así lo consideró la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, quien indicó que su administración no caerá en provocaciones.

Sin acusar a nadie en particular, la mandataria capitalina afirmó que se trata de prácticas que se utilizaron en el pasado.

Quiero ser muy tajante en esto: no vamos a caer en ninguna provocación, esto es una provocación, querían que el Gobierno utilizara métodos violentos, igual que ellos utilizaron y nosotros por ningún motivo vamos a caer en provocaciones”, afirmó en conferencia de prensa organizada de manera emergente.